Lesión Repetitiva

Al pensar en el concepto de lesión repetitiva nos viene a la mente toda aquella molestia o dolor en el cuerpo que es generado por malas posturas, movimientos erróneos o sedentarismo. Una acción que es constantemente repetida y termina por generar lesiones en los músculos, ligamentos y tendones, produciendo un dolor generalizado en todo el cuerpo, agravándose con el paso del tiempo. 

La corrección de la postura y el seguimiento de hábitos saludables de respiración y ejercicios restaurativos permiten que los tejidos se reparen, recuperen su fuera y movimiento natural. 

El uso prolongado de la computadora genera tensión en las manos, muñecas, codos, hombros, cuello y espalda. Sentarse en una postura encorvada genera mucho tensión para el área lumbar, además de rectificar el cuello. En definitiva, el resultado es un dolor terrible producto de la tensión que las malas posturas generan durante un tiempo prolongado. 

Entre las lesiones repetitivas más comunes se encuentra el síndrome del túnel carpiano. La tensión generada en las muñecas y dedos produce estrés y tensión en los músculos constantemente utilizados. A su vez, estos músculos tensos presionan los nervios, afectando la movilidad y sensación en extremidades.  

A estas lesiones se suma la rectificación del cuello. Encorvarse al mirar la tv o celular en la rectifica el cuello, significando que la curva natural de las cervicales desaparece y con esto aparece dolor y presión de los nervios que salen del cuello y terminan hasta las puntas de los dedos.

Quizás una maestra desarrolle con el tiempo una lesión en el omóplato por escribir durante tantos años en el pizarrón, o puede ser que un jardinero desarrolle dolor en las manos por el trabajo realizado constantemente con las tijeras. Un pianista puede sentir dolor en las manos y muñecas por el constante trabajo en posiciones poco cómodas.

Otro ejemplo es el famoso “codo de tenista”, una lesión generada por el movimiento repetido del brazo durante demasiado veces que terminó desarrollando la lesión por la sobrecarga. La sobrecarga afecta con mayor frecuencia los cartílagos de crecimiento e impide que las células óseas se multipliquen y los huesos se alarguen, por ello la importancia de cuidar a niños y adolescentes de cargar mucho peso. 

Es común observar lesiones en el cuello de los practicantes de yoga, resultado de los parados de cabeza sin cuidado. Las vértebras cervicales no están diseñadas para cargar con el peso del todo el cuerpo, para poder realizar esta postura sin lesionar el cuello es importante utilizar la fuerza de hombros y brazos para empujarse del piso y elevar el cuerpo, liberando la presión del cuello.  

Además del dolor, se puede presentar síntomas como hormigueo, adormecimiento de la zona afectada, rigidez, debilidad y fatiga en manos, brazos o piernas, y sentir que puede tronar alguna articulación. 

El tratamiento que se sugiere para estos casos es relajar las estructuras musculares y nerviosas. 

Recuperando el movimiento paulatinamente para generar la fuerza adecuada de cada músculo, ligamento y tendón. Realizar actividad física todos los días para estirar, movilizar, alinear y fortalecer las articulaciones permite la liberación de tensión.

El tiempo de recuperación varía dependiendo de la actividad, sin embargo, el reposo es mandatorio para permitir la relajación y restauración de tejidos. La acupuntura y ultrasonido son auxiliares terapéuticos en la pronta recuperación de los tejidos. 

Para evitar que la lesión se prolongue, es necesario hacer ciertos ajustes.

  1. Asegurar que la computadora se encuentre a la altura de los ojos para evitar encorvar la espalda. 
  2. Sentarse con la espalda alargada y en contacto con el respaldo de la silla. Se puede utilizar un soporte lumbar. Así evitando la tensión en cuello y espalda baja. 
  3. Permitir que los pies descansen al piso y mover continuamente las piernas para que se estiren y relajen. Caminar posibilita el trabajo de los músculos y que el flujo de la circulación sanguínea nutra los tejidos. 
  4. Estirar antes y después del ejercicio. 
  5. Evita abusar de los medicamentos antiinflamatorios y utilizar de preferencia frío y calor para disminuir el dolor e inflamación. 

Algunas posturas de yoga incluyen el estiramiento y fortalecimiento de piernas, pies, columna, espalda, cuello, hombros, brazos y manos. Observar la respiración por unos minutos durante el día permite la relajación del sistema nervioso y la correcta oxigenación del cuerpo. Balanceando la energía de nuestro cuerpo al eliminar los bloqueos energéticos, producto de la tensión física y mental. 

Las lesiones repetitivas pueden generar daños significativos a las articulaciones, estructuras musculares y conectivas, limitando el movimiento y generando dolores intensos y prolongados. Es importante adaptar la postura para realizar las actividades, evitando encorvar la espalda y tensar el cuello. De igual manera, realizar ejercicios de estiramiento y respiración para eliminar la tensión y dolor acumulado. 

Procura tu cuerpo, cuida tu salud. 

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s