La felicidad de un payaso de hospital

Mi nombre es Daniel Hurtado, tengo casi 32 años y he sido voluntario Médico de la Risa para Risaterapia por casi más de 6 años “Dr Pimienta Carchufo”. En mis primeros años como payaso de hospital aprendí muchísimo acerca de la felicidad, mi misión básicamente ha sido cambiar el estado anímico de las personas dentro de los hospitales con técnicas de clown, improvisación y para mí las más importantes, escucha afectiva y efectiva. 

Para mí un abrazo y una sonrisa se convirtieron en el atajo más rápido para conectar con otro ser humano y reconocerlo. 

Creo que en la vida existen dos cosas que van a definir tu vida en esta sociedad como adulto, tu profesión y tu vocación. La primera es en la que crees que eres bueno o siempre te han dicho que eres bueno, por lo regular esto sucede en la escuela.  “A ti se te dan las matemáticas, estudia algo que tenga que ver con las matemáticas”. Difícilmente alguien te va a decir, “tú eres bueno dando abrazos, escuchando gente y siendo un idiota*, deberías ser payaso de hospital”. 

La segunda es tu vocación, para lo que realmente eres bueno o desde un lado más romántico “para lo que naciste”, admiro mucho a la gente que encontró en su profesión su vocación, pero seamos sinceros, yo tenía 18 años cuando me preguntaron qué quería estudiar o qué me gustaría hacer el resto de mi vida, entré en pánico y decidí estudiar algo que pensé que me haría feliz el resto de mi vida. Hoy estoy muy agradecido con la carrera que estudié, la que pasé increíble y me dio las bases para desarrollarme como estudiante. Hoy estoy muy agradecido con el trabajo que tengo por qué también hago una de las cosas que más amo, viajar. 

Habiendo dicho lo anterior, yo encontré mi vocación en el servicio, después de la muerte de mi hermano hace ya casi diez años. Sentí un vació existencial muy fuerte hasta que empecé a servir a la gente desde el lado más humano posible, para mí. Empecé a conectar con personas de una manera que nunca hubiera imaginado. 

Los hospitales se han convertido en mis patios de juego, el lugar dónde encontré mi mejor versión. Para un Médico de la Risa o un payaso de hospital, un cuarto se puede convertir en cualquier cosa, desde una pasarela para un concurso de belleza hasta una recreación de la película el guardaespaldas (caso real). Cuando uno visita un cuarto de hospital con una nariz de payaso y una bata de doctor, la magia comienza.

En realidad no usamos una nariz de payaso, nosotros usamos un cachito del corazón puesto en la punta de la nariz entre la mirada y la sonrisa, el camino más corto para conectar con una persona. Este pequeño trozo de corazón nos ayuda a conectar más con las personas.

En resumen, yo encontré la felicidad en el servicio. Siendo más puntual, como payaso de hospital. Empecé a ver los hospitales como lugares llenos de vida, me resulta irónico que un hospital tiene más vida que otros lugares. La mayoría de los pacientes a los que visitamos tienen muchas ganas de vivir y salir de esto. Victor Frankl, padre de la logoterapia y autor de “El hombre en busca de sentido”, expone que muchas veces no podemos cambiar la situación o la circunstancia en la que vivimos, pero si podemos decidir como la vamos a afrontar, es decir, con qué actitud lo haremos. 

En mi experiencia, los pacientes con mejor actitud son los que se salen más rápido e incluso los que desafortunadamente no viven, se van mucho más contentos y en paz. Entonces para mi ir a los hospitales es la oportunidad de aprender a vivir, disfrutar y valorar la vida.

El gran filósofo mexicano Mario Moreno decía “La primer obligación del ser humano es ser feliz, la segunda es hacer feliz a alguien más”.

Contagiar alegría en los hospitales se ha convertido en un modo de vida que he llevado fuera de estos y he aplicado como filosofía de vida, claro no toda la vida es estar feliz y de buenas, pero seguro escribiré de esto después. Qué contento me pone poner contento a las personas.

Si quieres saber más de Risaterapia puedes entrar a www.risaterapia.org. Nos gustaría tener cada vez más Médicos de la Risa para combatir la epidemia de mal humor que existe en el país.

Instagram: @elflakodel87


“Idiocia” lo cual nos hace un poco disfuncionales socialmente. El idiota es esa persona que tiene acceso ilimitado a las grandes ideas, aquella persona que disfruta hacer el ridículo y encuentra la felicidad haciendo felices a las personas a través de la idiotez. Enseñanza de mi gran amigo y Fundador de Risaterapia Andrés Aguilar

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s