Té verde te cura

Camellia sinensis

Una bebida ancestral, proveniente de Asia. Sus beneficios hacen del té una maravilla de bebida. Los antioxidantes que contiene son su mejor carta de presentación, además de trabajar con la agilidad mental y con las buenas bacterias del intestino.

Después del agua natural, el té verde es la bebida más consumida a nivel mundial, con 0.12L per capita, China y Japón son los consumidores estrella, aunque en el Occidente su inclusión en las dietas es cada vez mayor, y con gran razón.

El té verde contiene un antioxidante llamado Catequina, el cual actúa sobre las células saludables, protegiéndolas de los radicales libres. Si nuestras células están protegidas, el riesgo a desarrollar enfermedades es menor.

Se han desarrollado varias investigaciones sobre si el té verde ayuda a disminuir el peso o si es un agente anti cancerígeno; no se tiene la respuesta concreta, aunque existen evidencias que comprueban su potencial para mantener una mejor salud.

Entre los beneficios del té verde encontramos que mejora el flujo sanguíneo y ayuda a reducir el colesterol LDL “malo”, además ciertas investigaciones han demostrado su eficacia para prevenir problemas cardíacos derivados de tener la presión arterial elevada.

El cerebro y la memoria también se ven beneficiadas por esta maravillosa bebida, un estudio realizado en el año 2017 muestra como el té verde tiene influencia en reducir síntomas psicopatológicos como la ansiedad, trabaja en mejorar la memoria y atención, y la activación de áreas cerebrales en términos de atención. Se ha observado de igual forma como el consumo de esta bebida evita la formación de placas de ateroma en las arterias cerebrales que están relacionadas con el Alzheimer.

Un estudio realizado por la Universidad del Estado de Ohio, comparó la acción del té verde en dos grupos de ratones de laboratorio en donde un grupo llevaba una dieta baja en grasa y el otro grupo tenía una dieta alta en grasa. En ambos grupos la mitad de los ratones tomaron una cantidad diaria de extracto de té verde. Los resultados mostraron el efecto que hubo en los distintos grupos: los ratones con una dieta alta en grasa y con el extracto de té verde evitaron subir de peso en un 20% y una menor resistencia a la insulina. En el otro grupo de ratones que llevaba una dieta baja en grasa con el extracto de té verde, además de reducir el aumento de peso, se registró como mejoró la permeabilidad del intestino, evitando afecciones gástricas y el paso de toxinas nocivas hacia el torrente sanguíneo.

La realidad es que a pesar de que los estudios e investigaciones no han terminado en decir si es una bebida que cura al organismo o no, podemos ver como tiene grandes beneficios que SI nos ayudan a mantener una buena salud.

El té verde funciona como gran protector antioxidante, protegiéndonos de radicales libres y de degeneración en las celular que potencialmente derivan en cáncer. Además protege el tracto digestivo promoviendo la proliferación de bacterias “buenas” que nos protegen de enfermedades e infecciones. El corazón y el cerebro se ven grandemente beneficiados de esta bebida.


Mi recomendación es beber 1-3 tazas de té verde al día sin azúcar o miel. Procurando se consuma durante el día y no en la noche, ya que también contiene trazas de cafeína y funciona como un estimulante del sistema nervioso.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s