Ajo poderoso

Una planta que se piensa proviene de Asia y fue distribuida por los diversos continentes desde hace 5000 años. Además de tener un olor y sabor característicamente intensos, contiene propiedades medicinales excepcionales. Se conoce ahora la composición química de estos bulbos y la forma en la que trabajan en el organismo.

Aminoácidos, aceites esenciales, vitaminas, minerales y antioxidantes trabajan en conjunto para curar, prevenir o sanar padecimientos tales como: hipertensión, hipotensión, niveles elevados de colesterol, infecciones gastrointestinales, hongos, parásitos, resfriados, contra picadas de insectos, asma, dolor de articulaciones, hemorroides, estrés y fatiga, entre muchos más.

La alicina y ajoena son los principales compuestos de acción en el ajo. La alicina es la responsable del olor tan característico de este bulbo. Existen productos donde el olor y sabor del ajo son suprimidos, pero contienen las mismas propiedades curativas.

Ya sea que el ajo se coma, se beba en una infusión o se consuma a través de comprimidos, lo que se sabe sin duda es la acción antioxidante, antibiótica y antimicótica que ofrece.

garlic2

Galeno, quien fue conocido como médico en la antigua Roma, lo denominaba el “cura todo”.

Mucho se ha estudiado y hablado sobre las propiedades que tiene el ajo sobre la circulación sanguínea, ya sea regulando la presión, ayudando a fluidificar la sangre y así conseguir una mejor oxigenación al cuerpo, lo que genera una óptima función de todos los sistemas, aparatos y órganos. De igual forma, el colesterol HDL “bueno” aumenta con el consumo regular de ajo crudo, llevando así a la disminución del colesterol LDL”malo” en los niveles sanguíneos.

Hemos de reconocer sus funciones y beneficios para la salud, ya sea consumirlo con nuestras comidas y bebidas, o incorporarlo a dieta a través de complementos, el ajo vino para ayudarnos a curar el cuerpo de una forma naturalmente potente.

beverage-black-and-white-coffee-19586.jpg

En lo personal utilizo bastante el ajo, tanto en la cocina como en infusiones.

Para resfriados: Hervir en 2 tazas agua 1 diente de ajo con un pequeño trozo de jengibre, un poco de miel de abeja si se desea para hidratar la garganta y un limón recién exprimido antes de beber la infusión como fuente de vitamina C. El resultado es en la elevación  de la temperatura corporal, lo que lleva a una fiebre ligera. La fiebre es la forma en la que el cuerpo nos da a entender que hay una infección  y que nuestro sistema inmunológico está funcionando. Así que antes de dormir yo suelo beber 2 tazas de esta infusión y es mágico el resultado al día siguiente.

Dolores estomacales: Hervir 2 dientes de ajo en 2 tazas de agua. Funciona de la misma manera que con los resfriados. Ayudamos a elevar la temperatura corporal y así nuestro sistema inmunológico funciona mejor.

*La elevación de la temperatura no debe de subir más de medio grado, de lo contrario es importante utilizar otros métodos para regular la fiebre y consultar al médico*

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s